jueves, 14 de febrero de 2013

Historia de un amor acabado en tragedia Capitulo 3


Cuando Francisco vio a su amiga desplomarse, lo primero que hizo fue llamar a una ambulancia mientras intentaba estimularla como había visto en las películas, dándole pequeños manotazos en la mejilla. Como era de esperar, la gente comenzó a arremolinarse alrededor de ellos para ver que era lo que ocurría y pensando que se trataba de una pequeña representación callejera, debido a que Francisco estaba muy nervioso y tenía miedo de hacer algo mal y hacerle más daño a su amiga, gritando todo el tiempo la frase: “Auxilio, necesito un médico”, por lo que parecía una escena de una película.



Diez minutos más tarde, llegó la ambulancia y comenzaron a hacer su trabajo, cuando ya María estaba consciente, Francisco se acercó hacia donde estaba para hablar con ella pero cuando estaba a punto de llegar a donde estaba ella, un sanitario la introdujo dentro de la ambulancia y otro sanitario se le acercó y le preguntó acerca de a quien tenían que avisar de que María iba a ir al hospital Puerta de Hierro, por lo que les dio el número de su madre para que le avisaran, después de que aclarara con el sanitario, de que conocía a María, le preguntó si podía ir con ellos en la ambulancia, pero como, tan solo era su amigo no podía ir con ellos, pero que, si iba al hospital, podría ir a visitarla en el horario de visita y que no se preocupara que estaba en buenas manos y que lo que había hecho por su amiga,les había ayudado en su labor, por lo que por así decirlo, le había salvado la vida a su amiga.



Francisco tardó 5 minutos en entender lo que había pasado y llamó a su madre, para ver si podía llevarlo al hospital donde estaba su amiga pero su madre no respondía al teléfono, seguramente estaba en una reunión y había puesto el móvil en silencio y no podía responder, por lo que decidió coger la linea 123 que le dejaba al lado del hospital,así que se fue a Moncloa y allí cogió el autobús.



Una vez llegó al hospital, entró por la puerta de urgencias y allí preguntó acerca de su amiga,cuando de repente escuchó:
-¿Francisco?,¡cuanto has crecido!

No hay comentarios:

Publicar un comentario