martes, 9 de abril de 2013

Aceptate a ti mismo


Mi vida ha sido como una cebolla, cuanto más quito capas más lloro, hasta que llegue al corazón, que es dulce y blanco, podrás llegar a conocer mi vida y llorarás al ver como me ha castigado la vida sin poder yo hacer nada para evitarlo.

Gracias a todas estas malas experiencias de la vida, soy una persona que sabe escuchar y dar nuevos ánimos a la gente que me pide consejo. Hay personas que me preguntan acerca de porqué les cuesta concentrarse o no consiguen dejar de pensar en algo relacionado con sus vidas, el problema que tienen estas personas es que para ser feliz, una persona ha de enfrentarse a sus miedos, para así aceptarlos y aceptarte a ti mismo, esto último es una de las cosas más difíciles que hay, porque siempre tendremos algo de nosotros que no nos gusta e intentamos por todos los medios de cambiarlo pero nunca lo conseguiremos.

Siempre supe que todo lo que me ha pasado en la vida, tenía algún sentido, el de ayudar a otras personas a animarse y ver las cosas buenas en cosas tan pequeñas que otras personas las ignoran pensando en que no les van a servir de nada, sin embargo, ahí las tienes, haciendo que alguien sonría por cosas tan pequeñas como ligeras bocanadas de aire caliente, que cuando uno tiene el animo correcto no hacen nada, pero a esa persona que pasa una época de frío emocional, le calienta para así seguir adelante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario