lunes, 15 de abril de 2013

Cuando tan solo te queda llorar



Cuando tan solo te queda llorar, llora, no te sientas débil por hacerlo, porque como bien dijo hace tiempo un pensador: “Duelen más las lagrimas no derramadas que las que se derraman”, aunque no lo creas, cuando lloras echas hacia fuera todo ese estrés acumulado y podrás ver una luz al final del túnel que es tu pena.

El problema que hay en la sociedad ahora mismo que desde pequeños nos han enseñado que cuando lloramos mostramos debilidades, no por que nos lo digan, sino porqué siempre que en la infancia llorabamos, se burlaban de nosotros, por lo que nos dejó mella y ahora pensamos que, las lágrimas demuestran debilidad, y no es así, porque como decía Lope de Vega:
“No hay en el mundo palabras tan eficaces ni oradores tan elocuentes como las lágrimas.”
así que si quieres llorar, llora, pero siempre pensando en que podrás encontrar una solución al problema, no digo que esto se pueda utilizar en todos los campos, pero en general verás luz tras esas lágrimas, pero recuerda que si lloras por no poder ver el sol, las lágrimas te impedirán ver las estrellas.

Cuando veas a alguien que conoces que ha tenido problemas pero nunca ha llorado, preocúpate más por él que por alguien que ves llorar.


Finalmente recuerda que
"Las lágrimas transmiten con mayor elocuencia que mil estrofas juntas, un mensaje de dolor indecible, de profundo arrepentimiento o de amor inefable."

No hay comentarios:

Publicar un comentario