sábado, 6 de abril de 2013

Cuestiones


He aquí la cuestión, si hubiera modo alguno de que la recuperara,sabría que no está todo perdido, pero he ahí mi dilema, jamás la recuperaré.

De ahí mi miedo a expresar lo que siento diciéndolo a la cara, cuando escribo es como si dentro de mí, desapareciera ese miedo a expresar lo que siento, sintiéndome libre cual pájaro fuera de la jaula.

Siento dentro de mi que no me hace ningún bien el apenarme por su perdida, pero es difícil mirar hacia adelante sin que te vengan a la cabeza recuerdos de esos tiempos en los que no hubo problema alguno entre nosotros.

A veces pienso que hubiese sido mejor nunca decirte lo que yo por ti sentía,
a veces pienso que si no hubiese ido a la residencia este verano, jamás te hubiera conocido
a veces siento que toda la culpa fue de que era novato en cosas del corazón.

Nunca supe si algo de lo que me dijiste fue cierto, si tan solo lo decías por decir, viviendo yo en un mundo de ilusiones y espejismos provocados por pensar que ocurriera lo que ocurriera, ibas a estar siempre intentando animarme.

Cuando echo la vista atrás, me doy cuenta de que nuestra amistad no ha dejado de estar
de malentendido en malentendido, y si escribo esto no es porque siga sintiendo lo mismo por ti,
sino que me duele haber perdido a una amiga que entendía a la perfección lo que me había sucedido en el colegio.

Finalmente quiero decir que no hay peor sentimiento que el de perder a un amigo por culpa de uno mismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario