jueves, 30 de mayo de 2013

Triste domingo.



El domingo es triste, mis horas son de insomnio,amadas,las sombras en las que vivo son infinitas, pequeñas flores blancas que nunca te despertarán,allá donde el coche fúnebre de la tristeza me ha llevado, los ángeles no tienen pensado traerme de vuelta,¿Os enfadareis si pienso en reunirme con él?.


Que triste es el domingo,entre las sombras pasaré todo, mi corazón y yo nos hemos decidido a acabar con todo, pronto habrá velas y oraciones tristes...Lo sé...Dejaré, que no hayan lágrimas, dejaré que sepan que estoy feliz en irme. La muerte es un sueño, en que la muerte me acarició.


Con el último suspiro de mi alma, te bendeciré...


Soñando...yo solo estaba soñando,despierto y te encuentro dormida aquí, en lo más profundo de mi corazón,querida, espero que mi sueño nunca te atormente,mi corazón está diciendo cuanto te quiere.

No hay comentarios:

Publicar un comentario