jueves, 31 de octubre de 2013

Esperanza



En la lejanía hay gente oyendo cuidadosamente. En todos los lugares, hay gente mirando al cielo. Bajo el cielo de la noche, nosotros, silbamos sin palabras, solo trazamos constelaciones con los dedos. Los sueños de frialdad…tus manos frías...Lo realmente mágico es creer en un camino. La única estrella que se encuentra al otro lado del cometa, aunque tenga que brillar hasta palidecer, te dará luz solamente a ti, al otro lado de la nube del corazón, hay un mensaje que te ha faltado ver. Ahora abre esos ojos, ¿En qué creerás hoy?...

domingo, 27 de octubre de 2013

Si tu...

Si te veo llorar, te hare reir;
si caes, te ayudaré a levantarte;
si te duermes, te dejaré soñar;
si ries, reiremos;
si callas, escucharé tus gestos;
si miras, observaré;
si te falta un abrazo, te abrazaré;
si necesitas algo, no me lo pidas, lo descubriré;
si me descubres, me alegraré;
si no tienes fuerzas, te las daré;
si no me escuchas, te escucharé;
si no ves la luz, te acercaré a las estrellas;
si me necesitas,allí estaré...

jueves, 24 de octubre de 2013

Desmitificando mitos



Las portadas de la mayoría de revistas masculinas y femeninas tienen titulares similares: Consigue unos abdominales fabulosos y Cómo disfrutar de un sexo alucinante.

Por lo que parece, estos dos temas se reciclan una y otra vez (junto a otros artículos estereotipados, según el genero) en todas las portadas de Men's Health, Maxim, Cosmopolitan y Glamour desde el principio de los tiempos. De hecho, apuesto a que si pudiésemos interpretar mejor las pinturas rupestres, se podrían leer mensajes como "Pedro Picapiedra consigue un vientre plano. Hace gemir de placer a Vilma".

Y seguimos comprándolas. Seguimos creyendo que estas cosas nos harán felices. Hace tiempo tuve unos abdominales como tabletas de chocolate y una vida sexual extraordinaria. Ninguna de estas cosas me convirtió en una mejor persona. Ninguna me hizo sentir más completa.

Perseguimos un sueño: "Seré feliz cuando..."

Seré feliz cuando tenga un coche nuevo. Seré feliz cuando me case. Seré feliz cuando tenga un trabajo mejor. Seré feliz cuando pierda unos kilos. ¿Y si en vez de eso decidimos ser felices, ahora?

Si estás leyendo esto, tu vida es bastante buena.

Dejando de lado nuestros problemas y nimiedades de primer mundo, si estás leyendo esto significa que tienes electricidad y WiFi, o acceso a ellos. Lo más seguro es que tengas un techo sobre tu cabeza, o que tengas un smartphone (felicidades si me estás leyendo mientras vas a algún sitio). La vida puede sacudirnos o herirnos, puede no ser siempre como planeábamos, y yo desde luego me frustro con la mía, pero la clave es: estás vivo.

Y como estás vivo, todo es posible. Así que vamos a por esos ocho consejos:

1. Deja de creerte tus chorradas.

Todas esas cosas que te dices sobre que tienes pánico al compromiso, que eres un cobarde, un vago, que no eres creativo, o no tienes suerte. Para. Son chorradas y en el fondo lo sabes. Todos somos inseguros adolescentes de 14 años. Todos tenemos miedo. Todos tenemos sueños que hemos desechado porque en algún momento nos hemos aferrado a esas ideas sobre lo que somos y hemos enterrado esa capacidad esencial y genial de los niños de asombrarse. Cuanto más nos aferramos a los clichés sobre quiénes somos, más vivimos una fracción de lo que podríamos estar viviendo. Sácalo. Sé quien eres bajo todas esas chorradas.

2. Sé feliz ahora.

No porque lo diga el libro The Secret. Ni por alguna ocurrencia infantil de Oprah Winfrey. Sino porque podemos elegir apreciar lo que tenemos en la vida, en lugar de estar enfadados o apesadumbrados por lo que no tenemos. Es un pequeño pero significativo cambio de perspectiva. Es más fácil ver lo que va mal o lo que falta en nuestra vidas y creer que esa visión es la realidad, pero no lo es. Podemos elegir priorizar las partes buenas.

3. Mira las estrellas.

No arreglará la crisis. No parará las guerras. No nos proporcionará abdominales, ni mejor sexo, ni aclarará tu relación de pareja ni qué hacer con tu vida. Pero es importante. Ayuda a recordar que tú y tus problemas sois infinitesimalmente pequeños y al contrario, que eres una pieza de un universo increíble y vasto. Hazlo todos los días, ayuda.

4. Ábrete a los otros.

De verdad. Dile a la gente en quien confías que necesitas ayuda, o que estás deprimido, o que estás feliz y quieres compartilo con ellos. Deja claro que te importan y permítete sentirlo. Haz eso en lugar de lo que solemos hacer, que es ir de guay y hacer como que solo sentimos por el otro lo mismo que han admitido sentir por nosotros, y nos abrimos solo a medias. Ve a por el todo, merece la pena.

5. Deja de hacer tonterías.

El otro día llegué a casa de un amiga sin aliento y casi llorando después de sentirme un poco perdida, física y existencialmente. Me preguntó qué me pasaba y empecé a explicarle y entonces me paré y admití: "Estoy siendo una imbécil y he decidido inventarme un montón de problemas". La vida está llena de obstáculos; no necesitamos crear otros extra. Sobre esto, hay un gran consejo en el libro The Four Agreements, de Don Miguel Ruiz: No te tomes las cosas de forma personal. La mayoría de las veces, las actitudes y decisiones de los otros no tienen nada que ver contigo. A no ser que te hayas comportado como un gilipollas, en cuyo caso...

6. Aprende a disculparte.

Pero no de esa forma ridícula y despectiva con uno mismo que es disculparse por ser quien eres y por existir, que algunos tienden a hacer. La capacidad de disculparse -sin añadir la palabra "pero"- es esencial para vivir junto a otros seres humanos. Si vas a estar rodeado de gente, alguna vez tendrás que disculparte. Es una práctica importante.

7. Practica la gratitud.

Practícala en voz alta con la gente que te rodea. Practícala en silencio cuando bendigas tu comida. Practícala con frecuencia. La gratitud no es una virtud solo del primer mundo. Hace poco vi una foto de una niña pobre, rodeada de suciedad y destrucción. Su cara estaba totalmente iluminada con alegría y gratitud mientras jugaba al hulahop que le habían dado. La gratitud es lo que nos hace ser feliz con lo que tenemos. La gratitud es la forma más básica de conectar con esa sensación de formar parte integrante de la inmensidad del universo; como mencioné cuando hablaba de mirar a las estrellas, es esa capacidad de asombro y de humildad, de celebrar nuestra conexión con la vida.

8. Sé amable.

Kurt Vonnegut lo dijo mejor que nadie (aunque tengo que reconocer, un poco avergonzada, que no soy fan de Vonnegut): "Solo hay una regla que conozco, chicos: maldita sea, ¡hay que ser amables!"

La amabilidad no nos cuesta nada y paga dividendos exponenciales. Yo no puedo salvar el mundo. No puedo traer la paz a Siria. No puedo arreglar el medio ambiente o el sistema sanitario, y por lo que veo, puede que mi cena se esté quemando.

Pero puedo ser amable.

Si lo más grande que podemos hacer en la vida es extender el amor y la amabilidad aunque sea a un solo ser humano, habremos cambiado el mundo para mejor.

Para mí esto es mucho más importante que tener los abdominales bien marcados.

Fuente:
http://www.huffingtonpost.es

miércoles, 16 de octubre de 2013

Hasta que te necesitó

No te conoce,nunca te ha conocido y probablemente nunca lo hará,pero hoy se ha despertado por ti,no sabría lo mucho que llegaría a necesitarte,hasta que te necesitó,tu, sin conocerle quisiste ayudarle,desde que te despertaste,comiste por el,bebiste por el,rellenaste con cruces su alta,su vida,sin importarte el tiempo,las pruebas,las preguntas, venciste ese pequeño miedo y le salvaste, sin preguntarle su nombre,quien es,o lo que hizo.

Le regalaste una parte de tu vida sin conocerle,le tendiste una mano sin que nunca encontrase la suya,pero le encontró, no pudiste evitar sonreir, sabiendo que habías secado sus lágrimas a cambio de 450 ml de vida,de debilidad,pero para mañana a esta hora,te habrás recuperado,y quizás no vuelvas a pensar en mi hasta dentro de 3 meses,pero él ya no podrá de dejar de pensar en ti, de por vida.

Gracias por donar sangre.

"Haz que una vida se ponga en marcha"
                                                                                                                 Jpelirrojo

Quiero consolarte

    
       Quiero consolarte, porque pasé por lo mismo, pero no puedo consolarte por haber pasado por lo mismo y sé lo que duele, conocí el dolor como tu lo conoces,lloré como lloras,me hundí en la miseria y a mi mismo, perdí la sonrisa y el sentido,el sentido de lo que ni busqué,podría decirte que el tiempo lo cura, será verdad,podría decirte que encontrarás algo mejor y será verdad,pero no serviría nada de lo que te diga porque sé que se pasará,pero no lo entenderás...

      Quiero consolarte, porque pasé por lo mismo, pero no puedo consolarte por haber pasado por lo mismo y saber lo que duele...
                                                                                                                          Jpelirrojo

lunes, 14 de octubre de 2013

Cuando intentas desahogarte

¿No te ha pasado nunca que estás triste, intentas desahogarte con alguien, pero lo único que sale de tu boca es más tristeza? A mi sí...La verdad es que en un principio piensas que nadie puede hacer nada por ti, nada más que esperar a que esa tristeza se vaya por si sola, a veces puede ocurrir, pero generalmente no ocurre nada de lo citado anteriormente.

El método que suele servir es escuchar música, porque cuando escuchas música, tarde o temprano encuentras una canción con la que sientes identificada tu tristeza.Ese es el primer paso para salir de esta taciturnidez, en segundo lugar, piensa en algo bueno que te haya pasado, da igual el día, el mes o el año, solo recuerda ese momento en el que estabas alegre, ya sea porque alguien elogiaba una parte de tu cuerpo, o lograba robarte una sonrisa. Finalmente, cuando ya hayas hecho estos dos pasos, ya comenzarás a sentirte mejor y podrás tener identificado el pensamiento que te hacía sufrir.

miércoles, 9 de octubre de 2013

La vida es como un río

La vida es como un río por el que en vez de agua corren sentimientos, a veces el agua corre con más intensidad y otras con menos. Cada persona es distinta, y sus aguas fluyen de distinta forma. El problema de la gente es que al pensar utiliza sus sentimientos, de ahí las conclusiones contradictorias frente a un mismo hecho; y, en consecuencia, se deja guiar por ellos, y al igual que un río, si se deja llevar por sus aguas puede ser peligroso, por ejemplo, si hay un período de muchas lluvias, el río puede perder el control de sí mismo e inundar algún poblado , llegando a hacer daño a lo que lo rodea.

Lo mismo pasa cuando una persona se deja llevar por sus sentimiento por ejemplo, en situaciones de enfado, cuando odia a alguien, cuando tiene miedo, vergüenza, está nervioso…, pierden el control de sí mismos y pueden hacer daño no solo a los demás, sino también a sí mismos; es algo muy común en gente que no tiene proyectos de vida, y les suele pasar que son influidos fácilmente por la sociedad (modas, ideologías, prensa...), y a menudo estas personas se suelen quejar de que la vida no tiene sentido, más bien parece ser que no le dan sentido, esta gente es muy fácil de identificar, porque suelen criticar mucho a la gente y su forma de argumentar se basa a menudo en insultar y no escuchar ni dejar hablar a los que piensan de forma diferente.
Esta gente es cobarde, gente que no piensa por sí misma, sino que es la sociedad la que lo hace por ellos, y ellos se aferran a la comodidad de vivir de fuera hacia dentro, por eso no paran de criticar (algo de fuera, en este caso) sin proponer soluciones (algo de dentro, que les implica hacer algo), porque al dar soluciones tienen miedo de lo que puedan decir los demás de ellos, en definitiva, tienen miedo ante lo desconocido y no quieren arriesgarse por la posibilidad de equivocarse, en resumen, no tienen la suficiente valentía para afrontar errores y aprender de ellos, simplemente se dejan llevar por sus apetencias, sin pensar en las consecuencias, se limitan a vivir el presente sin pensar en el futuro. Hay una metáfora que simplifica muy bien todo esto. Imagínate una habitación, no tardas ni un minuto en desordenarla, en cambio, en ordenarla tardas mucho, muchísimo más. El que la ordenado se siente contento, el otro, indiferente. No sólo eso, el que la ha ordenado encuentra fácilmente lo que busca, el otro se enfada, se desespera y habitualmente acaba echando la culpa a los demás de haber cambiado las cosas de sitio, se siente perdido.

Volviendo al tema del río de los sentimientos, con no dejarse llevar por los sentimientos no quiero decir que haya que adoptar una actitud de indiferencia e insensibilidad ante la vida, de todo me da igual; pues sin sentimientos nuestro río no fluiría y espiritualmente estaríamos vacíos. No, lo que quiero decir es que tenemos que ser dueños de nosotros mismos, debemos controlar los sentimientos con la frialdad de la razón, y no perder la calma por adversas que sean las circunstancias. Así, nuestro río no desbordará ni hará daño a lo que lo rodea, y podremos seguir más plenamente nuestro camino que es el proyecto de vida, en el que pondremos todo nuestro entusiasmo y teniendo una actitud optimista (como veis, ahora nos estamos dejando llevar por el río, porque el entusiasmo y el optimismo nos benefician), se trata pues de armonizar la razón y los sentimientos, de hacerlos uno solo.
Es un camino en el que vamos madurando y cambiando por dentro, y en el que debemos dejar huella en otros ríos, invitándoles a que sigan, igual que nosotros, su proyecto de vida. Y, siguiendo un lema que tengo, que se puede aplicar a todas las situaciones, y es que para sobrevivir a nuestro entorno debemos adaptarnos a las circunstancias que nos rodean. En este caso, la circunstancia que nos rodea es que vivimos en sociedad, y por tanto, debemos pensar en los demás, amar a los demás y no ser egoístas.
Así, pueden admirarnos más y cambiar su vida, siguiendo mejor su proyecto de vida. Esto es a lo que yo llamo vivir de dentro hacia fuera, pues cambiamos por dentro para invitar a los demás a que cambien.

Mi mente


Hoy he vuelto a soñar con ella, estaba en clase cuando de repente se abría la puerta y entraban su amiga y ella, ella se acercaba a mi, y volvíamos a dejar zanjados los problemas del pasado, tras esto me he despertado. La verdad es que no sé por que razón mi mente me juega estas malas pasadas haciéndome recordar algo que no quiero.

Dicen que el peor enemigo de una persona es uno mismo, en mi caso es mi mente, que me hace recordar el dolor sentido en el pasado.

martes, 8 de octubre de 2013

El suicidio


Hasta ahora no me parado a pensar acerca de lo que le lleva a la gente a acabar con su vida ellos mismos mediante el suicidio, la gente dice que lo hacen simplemente para llamar la atención, yo digo que lo hacen para llamar la atención, porque tras las palabras “Me voy a suicidar...” hay un grito escondido que dice “Te lo digo a ti porque sé que me vas a ayudar a quitarme esta idea de la cabeza”.

Las mayoría de personas que se suicidan lo hacen pensando que no tienen a nadie que les echará de menos, esas ideas suelen ir precedidas de una discusión familiar en la que esta persona se ha sentido sola y sin poder contar con nadie. Cuando la gente tiene pensado suicidarse piensan que si ellos desaparecen el mundo será un lugar mejor, y eso no es cierto debido a que con su “paz eterna” provocan una “agonía eterna” en las personas cercanas a ella por sentirse inútiles y no haber podido evitar la catástrofe provocando que dichas personas lleguen a un grado de inutilidad del que les costará salir.

Si tienes pensado suicidarte, ten en cuenta que siempre tendrás un amigo que llorará tu perdida, y si no tuvieras a nadie, en España existe el “Teléfono de la esperanza”,una organización que siempre te ayudará a encontrar una solución a tu problema. Dicho número es el 902 500 002, en Murcia la sede es 968 34 34 00.

Cuando pienses que todo está perdido, que no hay ninguna salida a ese problema que te atormenta,sigue estos tres sencillos pasos.
  1. Piensa
  2. Recapacita
  3. Llama a un amigo o al teléfono de la esperanza.

“Aprende a ser como el mar, a veces sube la marea, y otras baja, pero siempre que necesita pasar por un agujero pequeño, lo va abriendo más y más hasta que finalmente lo rompe y pasa a través de él”, es decir, si un problema te sobrepasa, desmígalo y ve solucionando cada una de esas migas.

Esta canción me ayudó mucho en su momento:

 
Y recuerda que puede que tu no quieras suicidarte, pero si puedes ser ese rayo de luz que ilumine a esa persona en su desesperación de soledad.

lunes, 7 de octubre de 2013

Amistades del momento

A veces para que alguien te caiga bien, no se sabe el tiempo que se va a necesitar, podrán ser minutos,horas,días,semanas o incluso años. Pues tan solo han bastado 30 minutos para que alguien me caiga bien, podréis decir que no la conozco mucho, pero lo poco que conozco de ella, ya me basta para saber que esta persona es interesante de conocer.Es gracioso como el tan solo el hecho de que la defendiera de unas personas que le estaban faltando al respeto, ha hecho que comenzáramos a hablar y a conocernos mejor. Además simplemente he sido yo mismo, nada de lo que he dicho no ha sido cierto.

Para todas esas personas que tienen ese miedo al rechazo por ser como son, les digo que ese miedo que tienen es infundado, si a una persona no le llegaras a caer bien, el mundo no se va a derrumbar porque a alguien le caigas mal, hay que aceptar la idea de que por alguna razón siempre vas a caerle mal a alguien, aunque hagas todo lo necesario para evitarlo, es ley de vida.

Sin embargo, con esta persona con la que he estado hablando, casi al minuto ya nos caíamos bien, hemos comparado nuestros gustos musicales, ambos tocábamos el teclado, y hacíamos nuestros pinitos. Pero ésto no es lo importante, lo importante es que la mejor forma de conocer gente es ser tu mismo.

A esta persona que sé que sabe quien es, gracias, no me he reído tanto en mi vida, salvo con aquella persona... Pero esto no es para apenarme, sino alegrarme por haber conocido a una persona con gustos similares.

domingo, 6 de octubre de 2013

Una pequeña clase de psicología


Cuando una persona se ríe mucho, incluso de las cosas más absurdas y estúpidas, muy en lo profundo esa persona está triste.

Cuando una persona duerme demasiado, esa persona se siente sola.

Cuando una persona no llora, a pesar de las circunstancias, esa persona es débil por dentro.

Cuando una persona llora por cosas pequeñas, es de corazón noble.

Cuando alguien te pregunta constantemente sobre tí a pesar de estar ocupado, esa persona REALMENTE te quiere.

Falsas esperanzas


Y entonces llegó ella, sus ojos conseguían que de mis ojos desapareciese toda tristeza y se llenaran de todas las cosas buenas que tiene la vida:amistad,cariño,confianza,buenos ratos y apoyo mutuo. Pero entonces, llegó un día en el que esos ojos que antaño traían paz y alegría, ahora solo traen angustia y tristeza.

Ahora cuando veo a la persona con estos ojos,comienzo a duplicar esos problemas de mi vida que en el pasado desaparecían con su mirada...Hago nuevos amigos, conozco nueva gente,pero todavía en mi interior queda por llenar ese hueco que dejó lo qué se me fue arrebatado de una forma brutal, la esperanza.

Dicen que el tiempo cura las cosas del corazón, pero lo mio además es de la mente y no del corazón, por lo tanto, aunque haya pasado un año, aún me sigo haciendo preguntas acerca de por cual razón me retiró la palabra,¿Fue por algo que hice?,¿Fue por culpa de una tercera persona?,¿O fue simplemente por algo que pensó y la tomó conmigo?

Estas preguntas en un principio no tienen respuesta, aunque,tonto de mi, sigo pensando que llegará un día en el que nos encontraremos en la calle, y en vez de que ella haga como que no me conociera, me pare,comience a hablarme, explicarnos mutuamente lo ocurrido y finalmente, dejar zanjados los problemas del pasado...